Noticias

La Formación Profesional Protagonista tras el COVID-19

En un momento de crisis sanitaria como el que estamos viviendo se ha hecho necesario replantearnos cómo actuar frente a una crisis económica que ya se nos ha echado encima.

Se convierte en prioridad una reactivación económica gradual de los distintos sectores económicos para frenar el impacto que supondrá esta crisis económica.

Y la Formación Profesional es la elegida para su gran dinamismo y capacidad de incorporar innovación con agilidad. Se considera, por tanto, uno de los motores en el crecimiento económico y social tras esta crisis.

La FP dará respuesta a las necesidades de cualificación y recualificación de los trabajadores para impulsar un nuevo modelo de crecimiento económico y social y fomentar la empleabilidad apostando por el capital humano y el talento.

Los datos reflejan una realidad que pide a gritos la solución que la Formación Profesional lleva intrínseca en su modelo desde hace años y es que los casi 23 millones de españoles que conforman la población activa en España, 11.043.300 personas, un 48,02% tienen un nivel de formación que no les capacita profesionalmente.

En España nos encontramos con un elevado porcentaje de personas que carece de acreditación formal de sus competencias profesionales, es decir, carecen de titulación y además hay un importante desequilibrio en los niveles de cualificación en relación con las necesidades del mercado laboral convirtiéndose en necesario disminuir el número de ciudadanos con baja cualificación y aumentar los niveles medios para alcanzar competencias profesionales.

Cierto es que la evolución de la matricula de Formación Profesional en los últimos años mantiene una línea ascendente y ahora se pretende una integración de la Formación Profesional del sistema educativo y la Formación Profesional para el Empleo con la finalidad de generar una población lo suficientemente cualificada como para afrontar los retos de un mercado laboral cambiante.

El Plan para la Formación Profesional, el crecimiento económico y social y la empleabilidad pretende garantizar una formación y cualificación profesional a toda la población, desde estudiantes del sistema educativo hasta la población activa facilitando: la incorporación, permanencia y programación en el mercado laboral, el soporte para la equidad de oportunidades formativas y la cobertura de las necesidades de cualificación y talento que requieren los sectores productivos.

Se pretende con este plan:

  • Reconocer y acreditar las competencias básicas adquiridas en la experiencia laboral.
  • Flexibilizar y dar acceso a un sistema único de Formación Profesional.
  • Digitalizar la formación e innovar.
  • Fomentar el empadronamiento.
  • Renovar el catálogo formativo y la oferta formativa.
  • Potenciar la Formación Profesional dual.
  • Fomentar la Orientación Profesional y la evaluación y calidad del sistema

 

Y, ¿quién se va a beneficiar de este plan?

La población que carece de titulación o certificación profesional, que según datos de la EPA del Primer Trimestre de 2020 asciende a 11.043.300 personas, el 48,02% de la población activa.

Existe un objetivo claro que es acreditar en 4 años las competencias del 40% de la población menor de 55 años, un equivalente a 3.352.000 personas mediante 3 líneas de actuación diferenciadas.

 

  1. Apertura de un proceso permanente de convocatoria abierta de reconocimiento y acreditación de competencias profesionales.
  2. Incorporación de la acreditación de competencias básicas en los procedimientos de reconocimiento y acreditación de competencias profesionales.
  3. Puesta en marcha de planes de acreditación de competencias por sectores y empresas, con la colaboración de las organizaciones sindicales y empresariales de cada sector.

Se pretende ampliar la oferta de titulaciones digitales para ofrecer al mercado de trabajo un número relevante de profesionales formados en estas materias.

 

Entre otras cosas se fomentará la incorporación en los títulos de formación profesional de un Proyecto final de ciclo asociado a la innovación o al emprendimiento, la creación de hubs tecnológicos en torno a Centros de Formación Profesional y empresas, y la creación de la plataforma FPCONECTA que permitirá la relación e intercambio entre centros de Formación Profesional, empresas, interlocutores Sociales y administraciones para movilizar el ecosistema de la Formación Profesional sin limitaciones territoriales.

 

Si quieres enterarte del detalle accede al documento completo aquí

 

Lo que está claro es que ahora es el momento idóneo para permitir al sistema de Formación Profesional abordar el papel de cualificación y recualificación que las actuales circunstancias requieren.

 

En FP Lider System seguimos luchando por la Formación Profesional de Calidad

Elige tu futuro en #FPLiderSystem

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *